Pueblos de España junto al mar para viajar

Casas blancas, callejuelas por las que perderse, puertos, barcas varadas en la arena, terrazas donde esperar la caída del sol... Son algunos de los alicientes que cualquiera persigue cuando sueña con pasar unos días en algún lugar especial, a orillas del mar.

1. Alcúdia, Mallorca

Pueblos de España junto al mar para viajar

En su decidida vocación de proteger el Medio Ambiente, la localidad de Alcúdia fue declarada en el año 1992 municipio ecoturístico. Su situación no puede ser mejor: está ubicada al norte de la isla de Mallorca, entre dos bahías que forman algunas de las playas más hermosas y casi vírgenes de todo el Mediterráneo. Las hay para todos los gustos: de arena fina, de cantos rodados… La playa favorita de Ángela A es Coll Baix, porque es “una de las pocas playas vírgenes que quedan. Se puede acceder a ella por un paraje de montaña realmente precioso o por mar”. Toda una rareza, con aguas azul turquesa, a la que hay que llegar antes o después de visitar la Fundación Yannick y Ben Jakober, con una magnífica colección de arte contemporáneo. Las rutas culturales y el turismo activo también suman puntos en Alcúdia.

2. Muxía, A Coruña

Pueblos de España junto al mar para viajar

La Costa da Morte transcurre por el litoral coruñés entre acantilados de vértigo. El mejor marisco del mundo sirve para aderezar un viaje que transcurre por imposibles carreteras para mostrarnos pueblos sufridores de las aguas y de los vientos, como Muxía. Un incendio destrozó el pasado mes de diciembre parte del Santuario da Virxen da Barca, construido para cristianizar un lugar donde los celtas realizaban cultos paganos. Aunque hoy está en obras, resulta obligado acercarse hasta él, tal y como hizo Abeledos: “La vista es espléndida tanto por la iglesia como por los alrededores, llenos de rocas en las que golpean y se rompen las olas”. Sus playas (A Cruz, Lago, Nemiña) son perfectas para evadirse del mundo.

post pages: between 2 and 3 entry

3. Garachico, Tenerife

Pueblos de España junto al mar para viajar

La villa histórica de Garachico fue en sus tiempos el principal puerto de la isla de Tenerife. En la actualidad forma, con Buenavista y Los Silos, la llamada Isla Baja. Es un coqueto lugar repleto de monumentos, como la iglesia de Santa Ana, el castillo de San Miguel, la ermita de San Roque y el convento de san Francisco, con “un museo histórico en su interior, recogido y tranquilo, para descubrir sin prisas y escuchar el silencio de sus paredes”, según cuenta Francisco Andre H. El casco histórico de Garachico fue declarado Bien de Interés Cultural en 1994 en la categoría de Conjunto Histórico. Para disfrutar del mar, nada como el caletón, una zona de baño con piscinas naturales originadas por la lava procedente de la erupción del volcán Trevejo en el año 1706. Una de las experiencias más recordadas y demandadas por quienes lo visitan.

4. Calella de Palafrugell, Girona

Pueblos de España junto al mar para viajar

Un antiguo pueblo de pescadores. Así es Calella de Palafrugell, una de esas localidades de la Costa Brava que han sabido conservar su antiguo esplendor. Para hacernos una idea de su especial belleza, basta con señalar que en el desaparecido Hotel Batlle, Joan Manuel Serrat escribió las primeras líneas de su más célebre canción, Mediterráneo, sin duda inspirado por el entorno del que disfrutaba. La playa Port-Bo, donde es habitual hallar barquitas varadas frente a los voltes (porches) de las casas, es el centro neurálgico, sede también del festival anual de habaneras. Otras músicas son las que se escuchan en el festival del cercano Cap Roig, entre los meses de julio y agosto (este año, nada menos que con sir Elton John a la cabeza del cartel). El jardín botánico del cabo de roca rojiza “es una delicia que reconforta la vista”, según Jordi P.

5. Torrox, Málaga

Pueblos de España junto al mar para viajar

Al sur de la Axarquía, al pie de las sierras de Tejeda y Almijara, a 40 kilómetros de la capital malagueña. Es ahí donde se sitúa Torrox, cuyo núcleo urbano, blanco inmaculado, encuentra acomodo sobre una colina. Cualquier rincón de la zona antigua permite retroceder al visitante a la época morisca. Por eso, hay que recorrer el pueblo despacio antes de acercarse a sus playas (Calaceite, El Cenicero, El Morche, El Peñoncillo, Ferrara, Mazagarrobo y Vilches), que se distribuyen a lo largo de los nueve kilómetros de litoral con que cuenta el municipio. Miguelsaba destaca de Torrox Costa “su paseo marítimo, con buen ambiente para disfrutar por la tarde”.

6. Alaior, Menorca

Pueblos de España junto al mar para viajar

Ya lo dice rollito_de_primavera: “No hace falta ir al Caribe para disfrutar de aguas cristalinas y arena blanca”. La playa de Son Bou pasa por ser el arenal más largo de la isla de Menorca, todo un aliciente para quienes se acerquen hasta Alaior, cuyo término municipal solo limita con el mar por el sur. En las inmediaciones de otra playa, Cala en Porter, encontramos otro regalo de la Naturaleza: Sa Cova den Xoroi, una gruta situada en un espectacular acantilado, que recuerda en su nombre a un pirata turco que permaneció oculto en ella durante años. Ya sin mirar al mar, Alaior tiene otras muchas cosas que ver, como la iglesia de Santa Eulalia y el convento de San Diego, con su claustro Sa Lluna, muy pintoresco.

7. Bermeo, Vizcaya

Pueblos de España junto al mar para viajar

Aunque es en primavera, con la entrada del verdel y la anchoa, cuando cobra mayor actividad, el puerto de Bermeo es uno de los grandes atractivos de esta villa marinera, sea cual sea la época del año. El Ballenero Aita Guria y el Museo del Pescador sirven para ahondar más en la historia de una localidad que, además de interesantes edificios, como la Torre de Ercilla, cuenta en sus inmediaciones con dos de esos lugares que justifican cualquier visita: el cabo Matxitxako y la ermita de San Juan de Gaztelugatxe, sobre un peñón perdido en el Mar Cantábrico. Para acceder a ella hay que subir 231 peldaños, algo que mitx2014 recomienda: “Te invito a subir, admirar las vistas y respirar”.

8. Puerto de Mogán, Gran Canaria

Pueblos de España junto al mar para viajar

Bonito a la plancha, lapas sudadas con mojo verde, pescado de berenjenas... Una de las mejores formas de disfrutar del Puerto de Mogán, al suroeste de Gran canaria es saboreando alguna de las especialidades que ofrecen sus numerosos restaurantes. Es este un barrio marinero que, por su singular enclave, ha dado origen a una de las urbanizaciones más frecuentadas de las islas Canarias. En torno a su muelle deportivo o paseando por las calles del casco, con casitas de colores y muchas flores, resulta fácil disfrutar del buen ambiente. Las playas de Los Frailes, de Medio Almud y de Tiritaña forman parte del territorio virgen que conserva el municipio. A JMA442013 le gusta especialmente la playa de Amadores: “Es espectacular el color de sus aguas. Merece la pena pasar un día tumbado en este oasis”.

9. Sóller, Mallorca

Pueblos de España junto al mar para viajar

Son 27 kilómetros los que separan Palma de Mallorca de Sóller, pero no 27 kilómetros cualquiera. Recorrerlos puede ser una aventura si como medio de transporte se utiliza el tren de vía estrecha, que conserva el aspecto original –con vagones de madera– de aquel que realizó idéntico trayecto por primera vez en el año 1912. Atraviesa puentes, túneles, paisajes repletos de limoneros… Situado en la costa noroeste de la isla, sobre un fértil valle protegido por la sierra de Tramuntana, no existe un único Sóller, sino dos: el pueblo, de aires modernistas, y el puerto, a poco más de tres kilómetros, con su playa y su Torre Picada. El mejor lugar para apreciar todo su encanto es “desde el faro o desde el mirador de Santa Catalina”, tal y como sugiere Alfonso 333. Sobre todo, durante la puesta de sol.

10. Deià, Mallorca

Pueblos de España junto al mar para viajar

Cuando sopla la tramuntana, el cielo brilla con un azul intenso. Ese viento frío y turbulento tan propio de la isla de Mallorca es el que da nombre a la sierra en cuya vertiente noroccidental se esconde Deià, un pequeño municipio con cinco kilómetros de costa que abrazan la punta de Sa Foradada y calas como la de Llucalcari. El antiguo pueblo, ubicado a 200 metros de altura en la falda meridional de Es Puig, recuerda en sus calles empinadas su origen medieval. Fuente de inspiración de artistas por su tranquilidad y belleza, es un rincón siempre mágico, con lugares de visita imprescindible como la Casa Museo de Robert Graves o la posesión Son Marroig, de la que así habla Eloi R: “Es un sitio especial, con unas vistas únicas del Mediterráneo. En el jardín hay un templo de mármol. Lo vi por primera vez hace tres años, y hace dos meses me casé en él”.

Alcúdia Deià Pueblos España Sóller Turismo Pueblos junto al mar Gran Canaria Playa Puerto de Mogán
post pages: between 2 and 3 entry