La 'Pompeya mexicana', a vista de dron

El pequeño pueblo mexicano de San Juan Parangaricutiro quedó completamente sepultado bajo la lava tras una erupción volcánica que duró ocho años.

Una iglesia, el único edificio que ha quedado en un pueblo mexicano enterrado bajo la lava tras una erupción volcánica al oeste del país, ahora se puede observar a vista de dron.

San Juan Parangaricutiro, situado en el estado de Michoacán, quedó completamente destruido después de la erupción del volcán Paricutín, que empezó en 1943.

Durante los ocho años siguientes, la lava fluyó libremente, enterrando poco a poco al pueblo bajo una capa de rocas volcánicas. 

Algunos sostienen que la iglesia pudo resistir la lava gracias a un poder superior, aunque otros subrayan la alta calidad del material utilizado para su construcción.

Ahora, las imágenes muestran el gran contraste entre la tierra estéril llena de rocas y el edificio sagrado. La erupción del volcán Paricutín fue única y su evolución fue observada y estudiada en detalle. 

No falta quienes consideran los restos de este volcán como una de las maravillas naturales del mundo.  

post pages: between 2 and 3 entry